A veces es el momento de parar, pensar y ver cómo todo lo lejos que hemos hecho ha valido la pena.

Piense en las cosas que damos por el simple hecho de creer en el poder de los sueños. Los sueños no siempre vienen, no siempre se consigue. Y cuando esto sucede, lo mejor que puede hacer es reflexionar sobre nuestras elecciones. Si no somos capaces y donde fallamos.

Siempre debemos ser el corazón y la mente abierta a la misma, para aceptar errores y aceptar también los accidentes de la vida.

No estamos programados máquinas, lo más a menudo errores del simple deseo de hacerlo bien, que sea feliz.

Pero así es la vida y la única cosa que no podemos hacer es darse por vencido. Y para ello hay tiempo.

Y el tiempo, querida, es el único amigo verdadero que tenemos. Si aprendemos a confiar en él, se le dará todas las respuestas. El tiempo no dejó de creer, para renovar nuestros sueños, pero no renunciar a ellos. Entendemos el propósito de dolor y no necesitamos más escapar de ella. Y por lo que avanzamos con el corazón no tan abierto, más entero.

Y cuando es el momento adecuado para estar listo para el amor de nuevo, sin prisas, sin dar satisfacciones, sin hacer comparaciones, sin miedo!

Fernando Carrara Que es la publicidad, socio director de la oficina de prensa F.Carrara. Le encanta la música y el deporte. Amante de la vida y todos sus encantos y misterios.

Para obtener más información, visite: www.fernandocarrara.blogspot.com